Jesús Lorenzo: La música me ha salvado la vida muchas veces

Written by on 1 junio, 2018

Jesús Lorenzo es un cantautor español que se la pasa dando conciertos por varias ciudades de España; fue líder, vocalista y compositor de la banda de rock Dirección Prohibida. Aficionado a los cortos, ha realizado algunas producciones de este tipo y varios videoclips para su propia banda. Hoy nos cuenta su experiencia de vida como músico y compositor.

Conocí a Jesús hace unos años, cuando buscando colaboraciones de Kutxi Romero y llegue a escuchar la canción La de Cerrar los Bailes, de la banda Dirección Prohibida, de la cual, inmediatamente, me volví un fiel seguidor. Él es una persona muy tratable, amable y de conversación sincera; cuando lo agregué al Facebook conversamos algunas noches y ahora, pasado algunos años, al fin le hago esta entrevista que para mí es un lujo, pues es uno de los mejores compositores de la escena de cantautor en España.

 

 

Qué pasó con Dirección Prohibida. No he tenido noticias de la banda hace tiempo.

Lo que pasa con Dirección Prohibida es que es una banda con más quince años de vida, en los que ha habido de todo, altas y bajas, momentos duros como las salidas de algunos miembros, que siempre coincidían con momentos importantes para la banda.

Uno de los golpes más fuertes fue luego del lanzamiento de nuestro tercer álbum Haciendo Balance (2008), que era el primer disco donde habían colaboraciones importantes, como la de Kutxi Romero de Marea, Rulo de La Fuga, Vito Íñiguez de Sínkope y Ernesto Guilmain, guitarrista de Poncho-K. El disco empezó a funcionar muy bien, en España fue un bombazo, y a los pocos meses cuando empezamos a dar conciertos en gira tuvimos la baja de Antonio “El Pistolo” Rodríguez (batería) y José “ El Kabras” (bajista).  Pablo Marcos, que era el guitarrista solista, y yo como voz principal, somos lo que hemos aguantado desde el principio en que Dirección Prohibida se dio a conocer, pero bajistas y baterías siempre hemos tenido varios.

Hace cosa de año y medio decidimos tomar caminos diferentes, pues cada quien empieza a tomar su rumbo, que si alguien toma proyectos personales o inicia sus propias familias, etc; en primera instancia era algo temporal pero luego se dio como algo definitivo. Yo estoy feliz y de lleno en mi carrera como solista, pero ahorita Dirección Prohibida ya no es viable.

¿Con Dirección Prohibida hiciste una empresa de producción audiovisual? Recuerdo que realizaron algunos cortos, cuéntame un poco de esta etapa y lo que significó como experiencia.

Hace once años, para el segundo álbum de Dirección Prohibida, hicimos nuestro primer videoclip con una empresa que nos costó bastante caro para el resultado que obtuvimos. Cuando hicimos el tercer disco tuvimos las bajas que ya te conté, no hubo videoclip; luego, de cara al cuarto disco El Sembrado de los Necios, decidimos hacer el lanzamiento con videoclips, y empezamos a pedir cotizaciones pero todo era muy caro.

Y bueno a mí siempre me ha gustado hacer mis pinitos a nivel muy amateur, así que decidí arriesgar, les propuse a la banda comprar una cámara de vídeo casera, y les dije: si os parece, yo me arriesgo a comprar la cámara y hacemos el vídeo, lo editamos nosotros mismos, si sale bien ya tendríamos cámara y videoclip. Así hicimos el vídeo de Fumigando. Y bueno esa fue la primera incursión, luego vinieron más que yo mismo iba haciendo. Y así hicimos cortometrajes, él último que hice y se estrenó el año pasado se llama Ana.

 

 

¿Toda tu vida te has dedicado a la música, o alternas esto con otra profesión u oficio?

Me dedico toda mi vida a la música, desde que soy un crío, yo he estado más de media vida en Dirección Prohibida y ahora en solitario, pero sí que es cierto que hay ciertos niveles que no te permite vivir de la música, al menos de una forma desahogada, entonces siempre había que recurrir a un segundo oficio para llegar a fin de mes tranquilamente. Yo tengo una pequeña empresa, soy autónomo en el ámbito sanitario, hago controles en restaurantes y demás para certificar que todo está correcto, limpio y en condiciones para que sea abierto de cara al público. Es un trabajo que me permite tener tiempo libre, y al ser autónomo me organizo si tengo que viajar por giras, concierto o promoción, si tengo que coger un día libre no hay problema, soy bastante afortunado en ese sentido.

Cuál ha sido la colaboración con otros artista más significativa o que te haya dado una anécdota de vida en tu carrera, como solista, líder y vocalista de Dirección Prohibida.

La más significativa a nivel de repercusión yo creo que fue la de Kutxi Romero en la canción La de cerrar los bailes (aunque él ya había colaborado con nosotros antes en el tercer disco Haciendo balance, y en esa ocasión, emotivamente, fue más grande el sentimiento y más bonita, porque era la primera vez que nos encontrábamos y nos conocíamos, además éramos más jóvenes; y fue un disco donde también tuvimos la colaboración de Rulo de La Fuga, que en ese tiempo él no daba colaboraciones y nosotros la conseguimos, y la de Vito Iñigo, pues para mí, Sínkope siempre ha sido un grupo potente, me encanta; en general ese disco fue un pelotazo, un gran disco). Pero en referencia a la que te digo al inicio, con Kutxi, hicimos un vídeo donde los dos cantábamos juntos y fue grabado en su estudio, el Kutxitril, en su propia casa, y luego por todo lo que trajo el vídeo, y creo que es la canción de Dirección Prohibida que ha sido escuchaba más veces en Youtube.

Pero hay una colaboración, que en su momento, cuando él decide aceptar, no sé por qué pero fue de las reacciones más felices de mi vida, te hablo del maestro y poeta Carlos Chaouen en la canción Valiente. Para mí él es un genio de las canciones y cuando me dice que estaría encantado de cantar conmigo, pues me puse a saltar, abracé a mi pareja de entonces, y resulta una de las joyitas de mi corona, feliz por eso.

 

 

¿Hacer música en España, a pesar de ser un país europeo con mayor apertura a la apreciación de la diversidad, es difícil? O culturalmente, España se queda corto en comparación con sus países hermanos, qué retos o desafíos debe superar una banda o artista, en este caso un cantautor como tú.

Es cierto que España es un país europeo, pero ahora mismo se están dando casos de gente que está yendo a la cárcel por escribir canciones, sufrimos esa censura. Supuestamente somos un país con libertad de expresión, que se trata de moderno y es parte de la Unión Europea, pero la verdad es que andamos muy atrasados en este tema. Culturalmente, España se queda corto, porque andamos bajo el poder de políticos que tienen mucho miedo a lo que la cultura diga en este país, y prefieren silenciarnos y callarnos la boca poniéndonos penas, intentando hacer que tengamos miedo, pero por suerte la mayoría no sucumbimos a ese miedo.

Pero si hablamos de repercusión, pese estar en la unión europea, por un tema de idioma, tenemos más facilidad en países latinoamericanos, en Europa el primer idioma es el inglés pero la mayoría de españoles no lo maneja al nivel que debería, estamos muy cómodos en nuestro español. Pero tenemos la ventaja que podemos viajar a países de América y podemos hacer carrera en castellano y eso es muy bonito también.

Las primeras veces que hablamos por chat, hace un par de años, te comentaba que tu voz no era el estándar dentro del rock español, ¿eso te ha traído alguna crítica negativa, algún desencuentro o anécdota?

Yo creo que durante mi carrera el tema de la voz ha sido más un hándicap positivo que negativo, es cierto que tener una voz dentro del rock español donde las voces están tan marcadas, tenemos la voz de Robe Iniesta o de Kutxi Romero, Rosendo o el Drogas de Barricada, son voces muy particulares y fácilmente reconocidas, es cierto que muchas bandas de mi generación, no sé si consciente o inconscientemente, imitaban a esa sonoridad. Y bueno, por contra, al frente de Dirección Prohibida, está mi voz que te podría gustar más o menos pero que también es fácilmente reconocible, es una voz con mucha personalidad, y yo me siento orgulloso de ella. Cuando alguien me ha dicho que no le gusta mi voz porque no le recuerda a nadie, para mí era algo bonito. Yo respeto a otras bandas y sus particularidades pero a mí me encanta ser yo y no parecerme a nadie.

Una vez que decides lanzarte de solista, ¿ya tenías una lista de canciones compuestas o las vas trabajando al disolverse Dirección Prohibida?

Cuando me lanzo de solista, hay alguna canción que uno ha ido componiendo para uno mismo, como mi banda era Dirección Prohibida, mis canciones se cantaban con ellos, pero sí he tenido canciones que por el estilo o la estructura de la misma, no tenía cabida en la producción de la banda y la dejaba en el cajón, como es el caso de Déjate llevar, que es una canción que está en mi último disco libro, pero que la compuse cuando estaba moviéndome mucho con la banda. Pero solo ha sido esa, las demás canciones nacen a raíz de esta nueva etapa, con nuevos sentimientos y nueva personalidad y que me apetecía hacer las cosas así, ya te digo, son canciones todas nuevas en su noventa y picos por ciento de los casos.

 

 

Cuéntame, cuál es tu proceso creativo en la composición musical.

Mi proceso creativo es así, trabajo en base a lo que voy viviendo: cojo la guitarra, normalmente suelo empezar por una idea de letra, empiezo a escribir y voy tirando del hilo, de algo que he vivido o que me apetece contar, luego busco una melodia guay que le pueda quedar con la guitarra. Yo mismo me sorprendo de lo que sale porque no planifico las cosas, me dejo fluir, si me apetece poner un puente o un estribillo, lo hago.

Este proceso cuánto tiempo te lleva.

Depende, hay épocas en las que estoy más inspirado y escribo todas las semanas, otras en las que pasan meses y no pasa nada. Aproximadamente en un año tengo canciones para un disco, pero son canciones que, en tres meses he hecho cinco, en dos meses ninguna y, en un mes, dos; voy dejándome llevar, no me obligo, escribo según lo que vivo, hay épocas emocionantes en mi vida, otras no tanto y así funciono.

En la escena musical en la que te mueves, a un cantautor como tú, le cuesta mucho hacerse un nombre o quizás te fue fácil al venir de una banda de rock con cierta popularidad.

Es cierto que hace quince años cuando Direccion Prohibida empezaba, había mucha gente buena, pero es verdad que quien apostaba por su banda o por sí mismo y se metía en un estudio de grabación con una producción de calidad, quién se profesionaliza un poquito, casi siempre, aunque tuviera menos talento que otros, llegaban más lejos. Ahora qué pasa, cualquier persona que tenga una PC en casa y con ayuda de algunos programas, puede grabarse un buen disco a nivel de calidad de sonido. Y hay mucha competencia, más las redes sociales que antes no había, antes tenías que tirar de radios o revistas especializadas, o pagar unos anuncios, tenias que pagar para exponerte y decir: este soy yo y este es mi producto.

Ahora quien tenga un producto de calidad medianamente aceptable, puede plantarse delante de miles personas cada día, esto es muy bueno pero también es una putada, porque hay mucha gente buena enseñándose a todo el mundo a diario y los oyentes se saturan, pero hay tanto qué escuchar y ver, que no es posible conocer a todos los artistas.

 

 

Es cierto que yo por venir de la banda de rock, algo de nombre ya tengo, en ese sentido estoy agradecido pero no uso a Dirección Prohibida para venderme. De hecho mucha gente que ahora me conoce en la escena de autor, no sabe que yo tenía una banda de rock y me encanta que eso sea así. Hace poco una chavala me manda una captura de un chat de ella y su amiga donde ésta le decía: Oye estoy escuchando un grupo donde el cantante canta igual a Jesús; y mi amiga le responde: no es que canten igual, él es Jesús Lorenzo, y la banda es Dirección Prohibida. Hay gente que está descubriendo al grupo luego de conocerme a mí como cantautor, y eso me parece que es porque estoy haciendo las cosas medianamente bien. Me gusta pensar que con trabajo, humildad y constancia al final se va uno haciendo un huequecito, pero la verdad es muy complicado, hace falta mucha paciencia.

Como Dirección Prohibida y como solista, ¿has tenido giras fuera de España?

Giras fuera de España es una cuenta pendiente, con Dirección Prohibida siempre hemos tocado por toda España pero nunca fuera, es una espinita que tengo. Me gustaría probar en América en esta etapa nueva, me han propuesto hacer cosillas en México y Argentina, pero yo tengo miedo a volar y es algo que debo superar. Pronto iré a Tenerife, que es una isla española que está muy cerquita a África, ese concierto lo usaré para quitarme el miedo. Espero poder ir por América prontito, me encantaría la verdad.

¿Tú tienes manager? O como músico desarrollas todas las funciones de productor, manager, etc…

Con el grupo alguna vez sí hemos tenido alguien que nos ha echado la mano pero no era algo fijo ni una agencia especializada, y ahora como solista un poco lo mismo, yo me gestiono todo, las giras, la promoción y un poquito la producción, pero ya empiezo a necesitar algo de ayuda, todo no se puede solo, genera muchos dolores de cabeza pero se va llevando.

Hablabas de cárcel para artistas que están quejándose del gobierno. Qué artistas han sido encarcelados, sé que ha habido mucho de eso con raperos…

Hace ya cuarenta o cincuenta años, cantautores como Joaquín Sabina o Joan Manuel Serrat tuvieron que exiliarse a países de América porque acá se les buscaba, ellos eran de ideas contrarias al régimen dictatorial y tuvieron que irse para no tener represalias. Es triste que ahora sigamos viviendo prácticamente en una dictadura, casi medio siglo después, y que no haya libertad de expresión, que por cantar una canción vayamos a la cárcel, cuando los políticos nos roban y no pasa nada. Ahora, Valtonic es un rapero español, a entrado a la cárcel por el delito de injurias a la corona, por cantar sobre el rey, independientemente de lo que hable la canción, me parece muy fuerte que, habiendo gente que debería estar cumpliendo condena y no van a pisar una cárcel en su vida, por una canción haya gente en la cárcel, en pleno siglo veintiuno me parece una brutalidad. Pablo Hasél, es otro rapero que está cumpliendo una condena también por el mismo delito, por cantar cosas del rey que ellos creen que no es la correcta, y bueno, eso está pasando aquí pero no van a callarnos a todos.

Me contabas que desde crío tuviste contacto con la música, cuéntame un poco de esas experiencias, qué instrumento llega a ti, qué música escuchabas…

Sí, yo desde muy pequeño, en casa lo típico: mi papá siempre cantaba, en casa siempre había disco de todo tipo, y desde pequeño me aficioné a la música. Empecé a estudiar en la escuela de música, un conservatorio de música de mi pueblo, porque mi pueblo es de mucha tradición musical, aquí fácilmente cinco de cada diez personas son músicos o lo han sido. Eso es muy bonito. Eso hace que con los niños, casi todas las familias nos apuntaban a clases de música. Mis amigos, casi todos son músicos de profesión, se dedican a la música, y bueno empecé tomando clases de piano, de solfeo y lenguaje musical, también aprendí el clarinete, hice mis pinitos de niño. Ya con doce o trece años me llegó la primera guitarra que era una guitarra de mi abuela, muy vieja, con la que se tocaba en misa además. Y con ella me olvidé de los demás instrumentos, me centré en destrozar la guitarra porque no era tocarla en ese entonces, poquito después me junté con amigos con inquietudes más rockeras, y con catorce o quince años monté mi primera banda, me empezaron a llegar los primeros discos de Extremoduro, de Metallica: Master of Puppets; era una banda punk con estilo californiano, bastante old school, y bueno intentando hacer mis primeras canciones, nunca me gustó hacer covers: así empezó la aventura. Luego de varios años, diferentes grupos, sobre los 19 0 20 años empezó Dirección Prohibida.

 

 

Qué modelo de negocio tenías y tienes ahora en la industria musical?

El modelo de negocio es vender mis discos y libros a través de mi web jesuslorenzoweb.es y así un poquito lo hago. El dinero sale de los directos, y mayormente de nuestros bolsillos. La música da de comer a muy poca gente, la mayoría lo hacemos por vocación, y nos cuesta poner de nuestro bolsillo y para un concierto que ganabas algo, perdías en tres. Pero de la venta de discos, un grupo a estos niveles nunca ha comido, con Dirección Prohibida preferíamos regalar los discos e intentar que la gente viniera a los directos para disfrutarlo más y para ganar algo de dinero.

Tú eres un artista cercano a su público, qué buenas anécdotas te ha traído esta cercanía con la gente.

Es genial, a mí me encanta, mucha gente me dice que no es bueno que siempre responda a todos en redes sociales, siendo amable y demás, y es que yo no veo otra manera, además lo disfruto muchísimo así, me encanta conocer a la gente en la medida de los posible, saber sus nombres, de dónde son, es verdad que cada vez la familia se hace más grande y es más difícil poder controlar todo, y más aún que la mayoría de gente se esconde detrás de un nick sin un nombre o foto real, pero me encanta conocer personas, además te llegan historias maravillosas de gente que por desgracia han tenido pérdidas de familiares, han pasado malas cosas, y me cuentan que han superado ese trance escuchando mis canciones o leyendo mis libros, o de gente que no se conocían de nada y gracias a mí musíca se han conocido y hasta se han casado. La verdad es maravilloso conocer esas historias que me cuentan. Estoy muy orgulloso de ser como soy, de ir con la humildad siempre como bandera, lo disfruto un montón.

Tu siguiente producción, ¿ya la estás trabajando? ¿qué me puedes adelantar de eso?

Próximamente voy a grabar un single, una primera canción en Atomic Studios, que acá es un estudio de grabación bastante importante, y con el productor Mark Dasouza, quién ha producido a Konsumo Respeto, La Raíz, mucha gente pasa por ese estudio haciendo buena música. Mark Dasouza se interesó en mi trabajo y decidimos probar. Luego de ese pasito sería grabar algo más extenso, quizás un disco entero, todo pasa por cómo funcione el primer single, hay que ir pasito a pasito cuando se está solo, en plan cantautor, como yo, los gastos se multiplican, todo es más costoso. Despacio y con buena letra, voy con paso firme, todo va ir saliendo bien creo yo.

Cuéntame un poco de tu producción literaria, de tu primer libro “Grito ahora que aún puedo”, y del libro que viene acompañado de tu disco “Ámese quién pueda”, que tiene 200 textos. ¿Ttodos son poemas o hay narrativa?

Grito que aún puedo es mi primer libro que se publicó en el 2009, y fue un poco a raíz de que en esos años yo estaba escribiendo bastante poesía, luego con Dirección Prohibida estaba considerado buen letrista y una editorial me propuse publicar el libro, porque también muchos cantantes de rock como Kutxi Romero y Robe Iniesta estaban publicando, se me dio esta oportunidad y la aproveché; y este es un libro que recopila poesía que escribí en un período de casi tres años. Es poesía libre, no es poesía con métrica clásica. Además, debo señalar que tengo la dicha de que el prólogo la hizo Kutxi Romero; es una de las joyas de mi corona, incluso más que haberlo tenido en canciones para Dirección Prohibida; que tu maestro se siente a leer tu libro y escriba sobre tu trabajo es algo acojonante.

Con respecto a Ámese quién pueda, publicado en el 2017, ahí hay mucha micropoesía, hay frases, es contenido que he ido publicando en redes pero también poemas largos, pero básicamente es una recopilación de lo que he ido escribiendo en los dos últimos años, y decidí publicarlo junto al disco y ha ido guay, a la gente le ha gustado.

 

 

He visto que andas metido en un proyecto llamado La Azotea de Aisha. Cuéntame sobre esto.

Es una cosita que estamos haciendo con unos amigos, nada demasiado serio y consiste en un rincón en una azotea, ya hemos grabado algunos vídeos de Youtube y la idea es grabar a quien nos apetezca a nosotros. Dar un poco de difusión a artistas de nuestra zona, porque vivimos en el sureste español, lejos de las ciudades grandes, donde el artista tiene mayor respaldo en lo audiovisual; claro sin ser tan profesional y tampoco estamos cobrando. La pasamos entre comida, copas de vino, cervezas,  risas y mucha música, esa es la idea.

Para terminar: ¿qué es lo más valoras y disfrutas de ser músico?

Bien, primero sería ver si soy músico o no, porque cuando uno tiene el 80% de amigos que son músicos profesionales y uno los has visto desde pequeños partirse el lomo por estudiar la carrera y pasan los 30 y siguen estudiando, para mí ellos son verdaderos músicos. Pero dentro de lo que yo hago, lo que yo más disfruto es el contacto con la gente, emocionar a alguien con una canción, que me escriban y digan que una canción les ha ayudado a superar alguna situación o que mi música les alegra el alma, eso es maravilloso, lo más grande en mi vida, es lo que más me aporta la música. Disfruto poder viajar cuatro o cinco horas para llegar a donde me están esperando y pagando para escucharme, y que ya dentro, cuando canto una canción que escribí, y veo a toda la gente cantando conmigo: para mí eso es maravilloso. Y por eso luchamos, por lo que nos hace sentir, yo soy muy feliz con lo que hago. También he de decir que hay mucho postureo en las redes sociales en el circuito de la canción de autor, que solo quieren echarse la foto, pero los que de verdad vivimos esto porque nos apasiona, somos felices. La música me ha salvado la vida muchas veces, estoy en deuda con ella. Como en momentos duros de pérdidas de algún familiar, rupturas de pareja, decepciones con amigos o gente que eran importantes para mí, la música hizo que saliera adelante tanto escuchando la de otros compañeros o componiendo y escribiendo la mía propia. Lo bonito de esto es que con los años, otra mucha gente ha venido a contarme que han superado momentos difíciles gracias a escuchar mi música, cerrando así un círculo muy bonito que me hace muy feliz además de estarle muy agradecido a la música como no podía ser de otro modo.


Continue reading

[There are no radio stations in the database]