Sobre conciertos y más

Written by on 29 enero, 2018

Cada vez que nos enteramos que algún grupo tocará en nuestro país o se realizará un festival con tales bandas, se ha vuelto muy común una lucha de “opiniones” (críticas encubiertas) a estos conciertos, que hasta alguna vez han terminado decidiendo qué banda va o no va en determinado show, como sucedió con las Área 7, que las sacaron del cartel publicitario cuando iban a abrir a Slipknot. Pero acaso en este 2017, mucha de esta gente, que un poco más quiere quitarle el puesto al organizador del concierto, ¿sabe cómo era  ir a un concierto allá por los ochentas o noventas? y si lo vivió parece que fue uno de los tantos posers, como se decía esa época.

La mayoría de los chicos de ahora, de edades 15 a 20 años, cree quizás que los conciertos internacionales siempre han habido en Perú o que los festivales de rock nacional eran cosa de todos los sábados, como lo es ahora. Pues no fue así.

En los ochentas, internacionalmente solo venían grupos de rock en español: argentinos, chilenos, españoles y mexicanos, fue la época de la gran movida de bandas como Soda Stereo, GIT, Enanitos Verdes, Virus, Los Fabulosos Cadillacs, Violadores, Prisioneros, El Tri, etc. Sí, los mismos que ahora dices: ¿Para que vienen?

Entrada para FOREIGNER en mayo de 1993, primera banda grande de habla inglesa en Lima, pagábamos en dolares, Colegios San Agustín.

Entrada para FOREIGNER en mayo de 1993, primera banda grande de habla inglesa en Lima, pagábamos en dolares, Colegios San Agustín.

Ellos llenaban nuestros locales, mientras en Argentina, Brasil, Chile y Venezuela, tocaban Queen, The Police, Kiss…  Luego llegaron unos francesitos a Perú llamados Indochina que llenaron cuatro conciertos. Muchos como yo, aunque teníamos edad de ir ya a conciertos, catorce o quince años, no podíamos ir porque el Perú de esa época era un caos. En esos tiempos los conciertos de grupos nacionales eran esporádicos y mayormente los organizaban las radios de moda y, a veces, cerraban calles o playas: Rio, Miky Gonzales, Arena Hash,  Dudo,  JAS,  eran las cabezas de cartel de festivales, los cuales a veces se daban en meses. Por ahí nomás el Rock Subterráneo hacía malabares para hacer conciertos con lo que tenía, al igual que la escena metal, a estos últimos, casi nadie de fuera de su movida —o las revistas especializadas— los conocía.

Nosotros también sabíamos de las giras de los grupos internacionales, de los festivales en el mundo y muchas veces tan cerca: en Brasil, en Argentina y Chile, que eran los países que recién abrían sus puertas a conciertos internacionales tan seguidos. Vimos a Bon Jovi y Guns N Roses como nos saltaron en su gira en pleno apogeo. Y para esos años ya ni los grupos en español venían, y los conciertos peruanos se empezaron a hacer menos frecuentes. Así que si escuchabas un anuncio de concierto tenías que ir si o si porque quizás no habría otra oportunidad. El final de los ochentas nos encontró así, con demasiada sed de concierto.

Fue hasta 1992 que se atrevió a venir Ian Gillan (Ex Deep Purple) a dar un concierto como solista, ¿fue quizás el pionero o fue Vanilla Ice ese mismo año?

Los siguientes años esto parecía despegar, llegaron Foreigner, America, Rata Blanca… Recuerdo que  pagábamos en dólares, pero todo volvió a retroceder cuando Bon Jovi y Faith No More cancelaron sus conciertos en Lima con entradas ya vendidas, como consecuencia de algunos atentados terroristas en nuestra capital… Pasarían unos años y ya a mediados de los noventas, con la llegada de Santana y Deep Purple, otra vez la esperanza crece, a nivel nacional empiezan a surgir grandes bandas y conciertos en locales pequeños sobre todo en Barranco y Centro de Lima. Pero es hasta finales de los noventas e inicios de los dos mil, que la movida nacional explota. Y la gente empieza a ir a los conciertos de grupos nacionales en masa, LIBIDO es la tendencia y bandas como Mar de Copas, Dolores Delirio, ZEN, etc… se convierten en estrellas del rock, aparecen miles de grupos, conciertos por todos lados… ¿Pero y las bandas internacionales? Ellas llegaban a Perú, muchas tocaban en locales chicos y a entradas super caras, en su mayoría bandas metal o de culto, o grupos en español.

Santana en su retorno a Perú, después que en los setentas la dictadura militar le canceló el concierto, tocó en el Estadio Nacional en una noche fría de julio de 1995, ese día era cumpleaños de Carlos Santana.

Santana en su retorno a Perú, después que en los setentas la dictadura militar le canceló el concierto, tocó en el Estadio Nacional en una noche fría de julio de 1995, ese día era cumpleaños de Carlos Santana.

Hasta que en el 2017, Soda Stereo llena 2 días el Nacional, y demuestra que podemos tener rock internacional masivos, luego vino el festival con REM y Travis y ya todo estaba encaminado. Más con la llegada de Iron Maiden, luego lo demás ya es conocido, Paul Mc Cartney, Rolling Stones, Guns N Roses, Bon Jovi, Metallica, etc….  Y en lo nacional, grandes festivales de metal, festivales indie, bandas que van y vienen del extranjero, grupos teloneando a grandes grupos internacionales. Y ahora la nueva tendencia de hacer festivales con grupos nacionales y foráneos, muchos de los cuales reviven leyendas del ayer.

Pero volviendo al principio de este relato, porque seguimos quejándonos de los conciertos, si ahora tenemos hasta para escoger. Está bien, algo real es que las entradas suben más, al principio las entradas eran accesibles a todos y podías escoger. ¿No será que mientras pidamos o exijamos grupos que queremos, tenemos que pagar lo que realmente cuesta nuestro capricho? Hay algunos que ni bien se enteran del anuncio de un festival, empiezan con: este sí, este no o ¿Por qué no traes a tal o cual banda? Sin embargo, le traen a su banda y dice: qué caro no voy. Otros opinan que hay grupos que ya no deberían venir o seguir tocando. ¿Por qué ya no? Recordemos que muchos como yo no pudimos ver a nuestros grupos de moda en los ochentas, yo feliz de ver a los grandes del rock en español y vacilarme como en esa época, lo mismo con las bandas ochenteras nacionales. Algunos dicen ¿Por qué en los conciertos están siempre las mismas bandas? No será porque son a las que más va a ver la gente? O porque tu solo te quejas y no vas a ningún concierto de bandas emergentes a apoyar.

Uno de los tantos festivales masivos de rock nacional que se hacían a inicios de los 2000, primeros conciertos de Inyectores y época de consolidación de bandas como Ni Voz Ni Voto y 6 Voltios.

Uno de los tantos festivales masivos de rock nacional que se hacían a inicios de los 2000, primeros conciertos de Inyectores y época de consolidación de bandas como Ni Voz Ni Voto y 6 Voltios.

Fue emocionante ver a una nueva generación de metaleros peruanos hacer pogo con Metallica en su país, no viendo un video, o pogueando hasta con Frágil o Río, como lo hacían en mi época. Por eso no te quejes de los conciertos o los critiques sin sentido, sino te gusta no vayas y tranquilo. En nuestro tiempo no hubo la oportunidad de escoger y en un festival de rock nacional no nos importaba estar juntos metaleros, punkies, rastas, pop, con tal de escuchar rock, no habían 2 escenarios, no había preventa por internet, no sabías el set list de ningún grupo.

Frágil con Andrés Dulude en el Lima Prog Fest II en octubre, 2010.

Frágil con Andrés Dulude en el Lima Prog Fest II en octubre, 2010.

Que emoción esa época saber de casualidad por una noticia, que un grupo venía o iba haber un concierto, lo leías mil veces. Igual era mágico sentir la sensación de un concierto al día siguiente porque buscabas como loco aunque sea una fotito del concierto en el periódico o las noticias, ahora te llevas el concierto en tu cámara y quizás ni lo ves más. Era el tema de conversación en el barrio con tus patas y ponías 20 veces el casete del grupo para recordar lo que viste y que canciones tocaron. Todo esto se llama vivirlo: Esto es Vida Rock.

Archivo fotográfico del autor.

Continue reading

[There are no radio stations in the database]